dormitorios de matrimonio

Publicado el . Archivado en Blog, Mueble Hogar.

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. O eso dicen los estudios científicos. La cama es el mobiliario de descanso por excelencia, nuestro oasis de intimidad, el lugar de la casa en el que nos lanzamos dulcemente en brazos de Morfeo. En el que las preocupaciones se desvanecen en el reino de los sueños.

Por eso la elección de la cama debe ser consciente y meditada. Por el uso continuo que le vamos a dar y porque, por su personalidad y relevancia, se convierte siempre en protagonista de los dormitorios de matrimonio.

 

dormitorios de matrimonio

 

Inicialmente, en los dormitorios de matrimonio, la selección de la cama debe partir de una serie de planteamientos prácticos. En primer lugar, el tamaño y la altura. No sólo influirán las dimensiones del dormitorio sino también la altura y la edad de las personas que van a hacer uso de ella. Es importante que, estando tumbados, sobre espacio por encima de la cabeza y por debajo de los pies y que dos personas puedan girarse sin problemas.

En el caso de personas mayores o de movilidad reducida, la cama debe ser algo más alta para que puedan acostarse y levantarse cómodamente.

Con estas cuestiones ya resueltas, debemos reflexionar sobre si optaremos por una cama con patas, más estilizada visualmente, o por una cama con canapé que aporta una solución de almacenaje amplia y cómoda.

 

dormitorios de matrimonioNo olvidéis, además, elegir un colchón cómodo, firme, ergonómico, de calidad y capaz de resistir al paso del tiempo. Pero si hay un elemento que determina tanto la identidad visual como la personalidad de un dormitorio de matrimonio, ése es el cabezal. Liso, de madera, tapizado, acolchado, de forja… Las opciones son múltiples y nuestro catálogo las incluye todas. Su elección, además, influirá en la del resto de los muebles del dormitorio.

De la disyuntiva entre un cabezal tapizado o un cabezal de madera dependerá el estilo de nuestro dormitorio, de más clásico y señorial, a minimalista, rústico e incluso vanguardista. Si la madera encaja en configuraciones más sobrias, el tapizado se asocia con estéticas más contemporáneas.

Los cabezales más sólidos y consistentes están especialmente indicados en dormitorios de matrimonio de grandes dimensiones, mientras que si la habitación es más pequeña conviene optar por modelos más creativos en las formas, con opciones caladas, por ejemplo, ligeras e imaginativas al mismo tiempo. Los colores oscuros y los acabados naturales en madera aportan profundidad, calidez y consistencia a la habitación mientras que los tonos claros y neutros refuerzan su ligereza y luminosidad.

 

dormitorios de matrimonio

 

Para completar la estética de la cama, la elección de los textiles que la visten también es clave. Sábanas, colchas y almohadas terminan por definir el estilo de esta pieza de mobiliario que, a su vez, debe enlazar con el resto de elementos de la estancia. Por eso es recomendable que todos los muebles del dormitorio se integren en la misma línea decorativa, para facilitar la continuidad visual del espacio y la misma sensación estética.

Tu nueva cama debe durar muchos años, así que elígela bien.