Publicado el . Archivado en Ferias, Noticias.

Las nuevas colecciones de nuestro catálogo, el dormitorio Nerea y el salón Valentina, han sido dos de los platos fuertes de la reciente Feria del Mueble de Zaragoza (FMZ), una de las citas nacionales más importantes del sector del mueble, en el que estamos estado presentes con un stand propio de 300 metros cuadrados.

Estamos muy satisfechos con la acogida positiva que han tenido Nerea y Valentina, que han aportado a la feria un elemento sofisticado, exclusivo y diferenciador que ha recibido la aprobación de los centenares visitantes que se acercaron a nuestro stand para conocer de primera mano todas sus cualidades y posibilidades.

Con estas dos colecciones enriquecemos nuestro catálogo, a partir de dos apuestas por el diseño contemporáneo y por su carácter versátil, que permiten personalizar al máximo todas las estancias.

Nerea se caracteriza por la limpieza visual y por la calidez en materiales, matices y colores, además de aportar una opción muy competitiva a nuestro catálogo, además de una amplia variedad de opciones en cuanto a detalles, tiradores y molduras, con diferentes colores y acabados.

 

 

La linealidad y la innovación definen estéticamente esta colección, que incorpora tres modelos de lámparas para mesita de noche y ropa de cama con diferentes modelos de colchas, además de cómodas, mesitas y banquetas de diversos tamaños, y también la opción de canapé y armarios en tres medidas diferentes.

Como novedad, Nerea estrena sofás – de una, dos y tres plazas – además de espejos de grandes dimensiones y otros más pequeños, de carácter decorativo.

Espejos y sofás son también dos de las novedades que hemos introducido en la colección para salón – comedor Valentina, que amplía a esa estancia la elegancia y sofisticación que Valentina ya desprende en el dormitorio.

La indiscutible personalidad de esta línea se traduce en el equilibrio perfecto entre armonía, confort y estilo con marcos de madera maciza de roble que confieren un halo de sofisticación a una colección, caracterizada por la calidad de sus materiales y por la superposición de tonalidades suaves.

 

 

La gama cromática de sus acabados transita del roble al nogal y a los colores tórtola, arena, lino y blanco, unos tonos neutros que aportan sutileza, luminosidad y calidez a la estancia.

Su estética impecable se traduce en la hendidura de los tiradores y en una extensa variedad de posibilidades – de materiales y medidas – para componer vitrinas y aparadores que encajen con el espacio y el estilo de cada hogar, con módulos que pueden equiparse con patas o con zócalo.

Como novedad, la versión de salón – comedor de Valentina también incorpora tres modelos de lámparas colgantes, que completan esta línea, junto a estantes, mesas de comedor y sillas de comedor de diseño ergonómico, que se acoplan correctamente a la zona lumbar del usuario.